viernes, 7 de diciembre de 2007

ANTONIO LEÓN ORTEGA


Hace ya 100 años del nacimiento de Antonio León Ortega, el escultor imaginero con más trascendencia de la provincia de Huelva. Hoy, después de un siglo, la figura de León Ortega es muy respetada y admirada en la provincia de Huelva, sobre todo en la capital y en su pueblo natal, por las grandes obras que realizó para estas ciudades.

Antonio León Ortega nació en la ciudad de
Ayamonte (Huelva) el día 7 de diciembre de 1907.

Desde adolescente, casi un niño, muestra una fuerte inquietud y facultades innatas por y para la escultura, realizando sus primeras obras de forma autodidacta, años más tarde cuando se las enseña a Mariano Benlliure las elogia como propias de un escultor formado.
Se forma en
Madrid entre los años 1927 y 1934. Cursa los estudios de Escultura y de Profesorado de Dibujo en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, hoy Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Entre sus maestros se encuentran Mariano Benlliure, José Capuz, Manuel Benedito y Juan Adsuara, con quien trabaja durante una etapa.En estos años bebe además de las fuentes de la imaginería castellana, estudiándola en Valladolid, y siendo su referencia preferente Gregorio Fernández.
Trabaja en Huelva desde el año 1938 en su primer taller en la calle San Cristóbal, que comparte con el pintor Pedro Gómez, y que además de escuela informal de artistas se convierte en un ateneo de las artes y de las humanidades en la Huelva de la época, frecuentado por casi todos los artistas que viven o pasan por Huelva así como por poetas, médicos, escritores, periodistas. Siendo conocido entre ellos como la "Academia de San Cristobal".
En estos años estudia la imaginería sevillana sobre todo a su otro gran referente
Martínez Montañés.En el año 1964 se traslada a un nuevo taller en la calle Medico Luís Buendía hasta el año 1985 en el que una enfermedad le aparta de toda actividad.
En 50 años de duro trabajo realiza más de cuatrocientas obras, entre pequeño y gran formato, en madera, barro, piedra, bronce y otros materiales. La obra religiosa la elabora con boceto previo en barro y esculpida en madera de forma directa con gubia y mazo, a la manera tradicional de la imaginería española que había aprendido de José Capuz y de Juan Adsuara en su época madrileña.
Realiza una gran parte de las imágenes de la
Semana Santa en Huelva y Ayamonte y de numerosos pueblos de las provincias de Huelva y Badajoz y tiene otras obras religiosas y civiles en Sevilla, Cádiz, Málaga, Cáceres, Salamanca, Pontevedra, Madrid, Bélgica, Estados Unidos, etc., así como muchas otras de pequeño formato pertenecientes a coleccionistas privados de España y América.
En su época madrileña realiza una escultura modernista propia de los años veinte, muestras de esta son el Retrato de Luna que se encuentra en el
Museo Manuel Benedito y el Retrato de Trinidad Navarro en Ayamonte entre otros.

De entre sus obras en Huelva, destacan:
Descendimiento de Huelva
León Ortega representa una de las esculturas más serias, rigurosas y personales del siglo XX español, creando un estilo propio fácilmente distinguible.
Siendo escultor antes que imaginero consigue sus mejores obras en los grupos escultóricos, (el Descendimiento de Huelva es su obra cumbre donde consigue aunar la fuerza expresiva de
Berruguete con la dulzura andaluza de su estilo) y en los Crucificados, (el Cristo de la Sangre de los Estudiantes es de una elegancia y belleza singular en la imaginería española). Realiza además cantidad de Vírgenes (las imágenes de candelero no le entusiasman, prefiere la talla completa) con rostros llenos de dolor contenido, siendo su principal exponente la Virgen del Amor de Huelva.
Además destacan en su producción de manera muy especial el Yacente, el Cristo del Perdón, el Ángel de la Oración, el Cristo de la Borriquita, el Jesús de las Tres Caídas, el Cristo de la Victoria, el Cristo de la Concepción, el San Cristóbal, la Virgen de las Angustias y la Virgen de los Ángeles en Huelva, el Pasión, el Yacente de las Angustias, el Cautivo, el Cristo de las Aguas y la Virgen de la Paz en Ayamonte, el Nazareno de
Beas y el Nazareno de Moguer.
En paralelo a la escultura desarrolla una labor como pedagogo en su taller, en el seminario Diocesano y en el embrión de lo que es hoy la Escuela de Arte León Ortega impartiendo clases de dibujo y modelado.
Como escultor se dedica preferentemente a la imaginería, además de por ser una especialidad que desde siempre le atrajo, porque se siente fuertemente motivado por sus intimas y fuertes convicciones religiosas mezcladas con una inquietud social que le sitúan en el área del cristianismo más comprometido.
Sus primeras obras religiosas tienen un sabor barroco, pero luego conforma un estilo personalísimo que no es otro que la depuración de un clasicismo hacia formas cada vez más aligeradas de trazo y ornamentación, huyendo de forma intencionada del barroquismo, buscando una fusión de las imaginerías castellanas y andaluza lo que para el significa lograr la esencia de la escultura con el mínimo material expresivo posible.
En el último lustro (trabaja hasta casi los ochenta años) su producción pierde parte de la potencia escultórica que la caracteriza, realizando esculturas de menor tamaño que exijan un menor esfuerzo físico y siendo la última, el busto de Madame Cazenave una obra de gran maestría, depurada y sutil.
Siendo un virtuoso del modelado y de la escultura en madera sus imágenes se caracterizan por su fuerza, belleza y dulzura.
Una mañana del 9 de enero del año 1991 fallece en su casa de Huelva siendo velado en la
Escuela de Arte León Ortega.
Hoy, día 7 de diciembre de 2007, está previsto que Antonio León Ortega sea reconocido como Hijo Predilecto de Ayamonte. Para celebrar tal evento, todas las imagenes de la Semana Santa de Ayamonte que León Ortega realizó estan siendo trasladadas a la iglesia de la Merced de la localidad onubense para quedar expuestas en conmemoración del aniversario del naciemiento de este histórico y gran artista, que significó un antes y un después para la imaginería de la provincia de Huelva.

5 comentarios:

Condal dijo...

Sin duda, alguien imprescindible para la Semana Santa de Huelva capital, me encantan el Cristo de la Hermandad de los Estudiantes y Jesús del Calvario, quizá hubiera tenido aun un mayor reconocimiento si hubiera hecho mas trabajos para la Semana Santa de Sevilla. Tengo que decir que la escultura de Alonso Sánchez del Parque "12 de octubre" de Huelva, no me gusta nada, la veo descompensada. Lo que no sabía es que también era obra suya el busto de Madame Ivonne Cazenave, y eso que me he llevado 3 años viéndola casi a diario.

El Penitente dijo...

A mi personalmente me apena que en Rociana no tengamos al menos una imagen suya, también es cierto que como dices condal, si hubiese llegado a Sevilla sus obras habrian tenido otra repercusión, pero bueno, admiro que hiciera todas esas obras para su localidad, cosa que por desgracia en nuestros dias, es diferente, porque se ha subido mucho a la cabeza.Tmbién escribiré sobre nuestro artista local, y lo que no ha hecho por su "querido pueblo". Siento ser duro en este tema, pero me arde la consciencia saber que tenemos un artista local, que le hayan hecho asta una calle, sin haber aportado más que dos simples imagenes a nuestro pueblo.

excombatienta dijo...

aqui en ayamonte hay obras de antonio leon ortega, las cuales son el cristo del amor, jesus cautivo, virgen del rosario, cristo de las aguas virgen del buen fin el longino y caballo estos del mismo misterio, jesus de la pasión y virgen de la paz de cuya hermandad soy hermana, oracion en el huerto y angel del misterio, jesus caido, cirineo de padre jesus, cristos yacentes y cristo de la veracruz. ayer 14 de diciembre se le ha recordado con una estatua en una plaza del pueblo para recordarlo cuya plaza ya tenia su nombre. dicha estatua representa a este gran escultor sentado en un tronco de madera mirando pensativo al rostro de una imagen que tiene en sus manos.tambien se le ha recordado haciendo una exposicion en su honor, donde estan expuestas las obras anteriormente dichas.y a su vez con otra exposicion con fotos que ha facilitado a agrupacion de cofradias sus familiares y allegados.tengo que decir que me siento muy orgullosa de tener unas imagenes aqui en mi pueblo de este escultor.

El Penitente dijo...

muchas gracias por tu aportacion excombatienta, desde luego, admiro todo lo que Antonio hizo en su tierra, en su pueblo, y tb admiro mucho sus obras, ojalá quede siempre en nuestro recuerdo este escultor y se alce su figura todo lo que se merece por todo el esfuerzo.
ah, por cierto, he visto en fotos las exposiciones y tengo que decir que es precioso todo, y que desde mi persona siento no haber podido ir a Ayamonte, pero me ha sido imposible!!saludos.

Jesús Azcárate dijo...

Soy un gran admirador de Antonio León Ortega. Cuando era muy pequeño, fui con mi padre a su taller cuando estaba realizando su obra cumbre: El Descendimiento de Huelva. Salí en la procesión del Descendimiento desde la primera vez hasta que la vida me llevó lejos de Huelva, pero siento el Descendimiento en lo más hondo de mi alma. Mi padre fue hermano fundador; mi tío el primer hermano mayor; mi hermano José María también fue hermano mayor de la Cofradía, y mi madre es actualmente la que tiene el número 1 de los hermanos en antigüedad. Gran disgusto me llevé cuando la Hermandad decidió poner las potencias a la imagen del Cristo, en contra del deseo del escultor. Huelva debe velar por su patrimonio artístico, y no permitir que obras de arte sean modificadas. Igualmente me parece que está fuera de lugar la corona que actualmente lleva la Virgen del Calvario. La sobriedad del misterio del Descendimiento no admite esas añadiduras.